Noticias

Empresas en Colombia están integrando temas sociales cada vez más a sus estrategias de negocio

Escrito por Zona Franca Palmaseca

La actividad social de las empresas se encuentra cada vez más ligada al negocio de las compañías, se desarrolla principalmente en sus zonas de operación, y le apuesta de manera creciente a la innovación social y a la inclusión de población vulnerable en la cadena de valor.

Así se concluye de la Segunda Encuesta de Arquitectura Social Estratégica adelantada por la Fundación ANDI, y Cifras y Conceptos, en 2017.

“Nos encontramos que solo 230 empresas de la totalidad incluidas en la encuesta, nos han reportado inversiones sociales o de arquitectura social por $455 mil millones. Este es un ejercicio con el que hacemos un seguimiento detallado a la inversión social de las compañías, entendiendo el compromiso que el sector privado tiene en la reducción de inequidad y la promoción de mejores condiciones sociales en el país.”, afirmó Bruce Mac Master.

La encuesta se realizó con el fin de entender qué están haciendo las empresas en temas sociales y cómo lo están haciendo. Para esto, se seleccionaron 500 grandes y medianas empresas de 14 ciudades del país y de todos los sectores económicos.

También se destaca que hacia el futuro las empresas ven la competitividad como la principal motivación para avanzar en mejores prácticas de inversión social (58%), lo cual es muy importante teniendo en cuenta que las empresas no pueden crecer de manera sana y estable ni ser competitivas en entornos adversos.

Resultados:

Dentro de las que respondieron, en cerca de la mitad el presupuesto se mantuvo constante entre 2015 y 2016, y en el 40% de las mismas aumentó para 2016.

La mayoría de personas encargadas de los temas sociales en las empresas son mujeres entre 26 y 45 años con un alto nivel educativo (especialización, maestría y/o doctorado), hecho que evidencia el valor que las empresas le están dando al tema.

Colombia ha seguido la misma tendencia mundial de dejar de abordar los temas sociales de forma aislada y desarticulada del negocio, a una visión en la que se reconoce que la forma más eficiente de generar impacto social de forma sostenible y beneficiar al negocio, es integrando los temas sociales al saber hacer de la organización. El 70% de empresas afirman que su estrategia social se encuentra alineada con la operación del negocio y el 69% la desarrollan en su zona de influencia.


Las acciones sociales que realizan las empresas son generalmente de mitigación de impactos del negocio (77%), programas para sus empleados y familias (76%), y donaciones (64%). Cerca del 36% dicen llevar a cabo acciones relacionadas con su cadena de valor. Un hallazgo interesante es que el 35% hacen voluntariado corporativo.

El porcentaje de las acciones para mitigar los impactos del negocio (77%) aumentó significativamente desde 2015 cuando no superaba el 50%. Las acciones de las empresas en este ámbito se concentran en las áreas de medio ambiente (64%) y educación (46%).

En cuanto a las donaciones, se evidenció una reducción en el número de empresas que hacen donaciones pasando de un 70% en 2015 a un 64% en 2017. Estas donaciones están direccionadas principalmente a educación (53%), ayuda humanitaria (48%), y arte, deporte y cultura (34%).

Otro de los resultados importantes de la encuesta es que el 35% de las empresas hace voluntariado, tres puntos porcentuales más que en el 2015. El voluntariado corporativo corresponde a eventos (67%) y a poner al servicio de la comunidad las habilidades de los colaboradores (46%), usualmente en horarios laborales.

Las poblaciones principales a quienes las empresas dirigen sus acciones sociales son personas en situación de pobreza o pobreza extrema (38%), niños, niñas y adolescentes (37%), empleados y sus familias (34%), primera infancia (29%), adultos mayores (22%), mujeres (18%) y jóvenes (18%). El 44 % de las empresas afirma tener acciones para vincular población vulnerable en la operación de su negocio. Estas acciones de vinculación se concentran en empleo (88%), inclusión como proveedores en la cadena de valor de la empresa (28%) y compras operativas a emprendimientos de población vulnerable (14%).

Estas acciones se dirigen principalmente a población en situación de pobreza o pobreza extrema (51%), en situación de discapacidad (37%), y a víctimas del conflicto armado (23%).

Las principales motivaciones que las empresas mencionan para sus inversiones sociales son la preocupación por la justicia social y desarrollo humano (51%), la atracción, motivación y retención de talento humano (31%), y su estrategia de relacionamiento con los grupos de interés (22%).

En cuanto a las alianzas, el 58% respondió que realizaba alianzas para potenciar su estrategia social, lo que muestra un crecimiento frente al 2015 cuando el 52% reportaba este tipo de esquemas. Los principales aliados que las empresas reportan son fundaciones, ONG, empresas del mismo sector económico, y gobiernos locales. Sin embargo, reconocen que existen dificultades en el establecimiento de las alianzas, como el desconocimiento de estrategias de alianzas público-privadas del gobierno (27%), los costos en tiempo y personal (26%), y la falta de interés de otros actores de aliarse con la empresa (24%).

Frente a las principales dificultades para desarrollar proyectos sociales se encuentran la falta de recursos financieros (49%), la falta de aliados y cooperación (27%), y la falta de interés del Gobierno nacional en los temas (26%).

Fuente: ANDI

Categoría: